viernes, 5 de junio de 2009

El concierto

160 personas.
Es decir, la Sala Inox, llena.
Dudé en hacer esta entrada, ya que los sentimientos que cada uno de los 7 miembros experimentamos arriba de un escenario por primera vez creo que son dificiles de explicar ante un folio en blanco o, en su defecto, una pantalla de ordenador.
Es curioso... toda mi vida he tenido claro lo que quería, sabía que la música era una parte de mi corazón, al igual que muchos de mis compañeros de Andras.
No fue hasta el preciso instante de pisar ese escenario, con todo ese público entregado gritando nuestro nombre, cuando me di cuenta de que mi vida, sin la música, sería una vida carente de sentido.
Las inquietudes y vivencias de los 7, al igual que nuestro cariño a este arte que llevamos por bandera, son expresadas en nuestras canciones.
Ver a todos coreando Andras, ver a gente emocionandose en nuestro final en acústico... para mí ese es el verdadero significado de nuestra música.
Estabamos nerviosos, era nuestro primer concierto, no sabíamos que tal saldría, pero gracias a todos vosotros, vivimos... nos disteis lo que nunca antes habíamos sentido, el rozar ese cielo donde los acordes conviven con el corazón.
De verdad... creo que para el grupo entero esto ha sido un punto de inflexión.
Yo, personalmente, nunca antes me había sentido tan lleno de calor y cariño.
Y creo que mis 6 hermanos, tampoco.
Os queremos mucho, de verdad, Andras va a seguir en pie.
Palabra.

-Javi

2 chillidos de búho:

Nirei dijo...

Rock on!!!

Selina dijo...

qué bonito todo lo que expresas,
qué suerte de poder experimentarlo

Publicar un comentario